Páginas vistas en total

jueves, 15 de junio de 2017

La fragua literaria leonesa: Benito González

Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Benito González: "Mentalmente, he sido y sigo siendo un campesino y eso decide tu forma de ser y de pensar"

Manuel Cuenya | 14/06/2017 - 16:34h.

El investigador y narrador Benito González, autor de 'Rodanillo, un pueblo del Bierzo Alto' y 'La Villa de Losada, su historia y sus gentes' está ahora con proyectos, "pequeñas historias cercanas que se sienten y emocionan", que espera que vean la luz, ya sea en 'Bembibre digital' o bien en la revista 'Losada'.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
Benito González González. Foto: Manuel Cuenya
El investigador y narrador Benito González, autor de 'Rodanillo, un pueblo del Bierzo Alto' y 'La Villa de Losada, su historia y sus gentes' está ahora con proyectos, "pequeñas historias cercanas que se sienten y emocionan", que espera que vean la luz, ya sea en 'Bembibre digital' o bien en la revista 'Losada'
Persona culta, con una excelente formación, y buen conversador, Benito González es, además de economista de profesión, un narrador e investigador del Alto Bierzo, en concreto de la población de Rodanillo, perteneciente al municipio de Bembibre.
"Elegí la carrera de Económicas casi por exclusión, porque era la que menos conocimientos matemáticos exigía, sobre todo para una persona de formación netamente humanista como es mi caso".
Charlar con él al amor y calor de un buen plato y un vaso de vino resulta no sólo ameno sino estimulante e instructivo.
Benito ha escrito y publicado, aparte de diversos artículos y relatos sobre el Bierzo, dos libros imprescindibles -al menos para quienes son de la zona, o bien deseen conocerla-, sobre su pueblo natal y Losada, el pueblo vecino.
Supe de la existencia de Benito precisamente a través de la revista 'Losada', que dirige el articulista, poeta y editor Xuasús González, porque en esta publicación se pueden encontrar y leer algunos de los artículos que ha escrito este autor berciano, que vive desde hace muchos años en Madrid. Algo que no nos sorprende, habida cuenta de que son muchos los leoneses y leonesas que se han ido fuera de su tierra.
Cuánto capital humano lejos de su tierra, aunque, por fortuna, una gran parte de escritores, aun viviendo en otros lugares, siguen manteniendo contacto estrecho con sus lugares de origen y por supuesto escribiendo sobre los mismos, lo cual se agradece.
"Nacer en  el medio rural te apega no sólo a un poblado y a unas personas sino también a un paisaje, en el que vives gran parte de tu tiempo en las faenas agrícolas, habituales para los niños de aquel  tiempo. Yo recuerdo con una inmensa nostalgia los ratos que, solo o en compañía de otros niños, pasaba en los prados, a veces muy alejados del poblado, cuidando las vacas. Mentalmente, he sido y sigo siendo un campesino y eso decide tu forma de ser y de pensar", recuerda Benito, cuya vocación por la escritura se remonta a su época escolar, en la que llegó a publicar no sólo relatos sino poemas en una revista, que editaba el colegio en que estudiaba, "como he seguido haciendo recientemente en otras revistas", precisa él, que no se considera escritor aunque haya publicado dos volúmenes.
"Elegí la carrera de Económicas casi por exclusión, porque era la que menos conocimientos matemáticos exigía, sobre todo para una persona de formación netamente humanista como es mi caso".
En cuanto a su vocación o inclinación  por la investigación, cuenta que ya estaba latente y surgió anecdóticamente, "casi por casualidad", porque su libro de Rodanillo "comienza a raíz de una visita que hice al archivo histórico  provincial de León por asuntos personales; por necesidad tuve que hablar con la directora a la que de pasada le comenté que no creía que en el archivo hubiera nada sobre Rodanillo. Al rato vino a mi mesa con un censo de Floridablanca, donde constaban los habitantes de mi pueblo, su número, oficios, edad, etc. Ese documento hizo aflorar la ilusión por conocer y transmitir  a mis vecinos la historia de nuestro pueblo rescatando de  éste y de otros archivos las numerosas e interesantes historias que se esconden en sus legajos. Fueron unos años de trabajo apasionantes".
A continuación llegaría su libro sobre Losada, sobre el que el investigador, profesor e historiador Manuel Olano llegó a decir que "está escrito con rigor, solvencia y maestría", lo cual entusiasma a su autor: "con independencia de los inmerecidos elogios vertidos", Benito cree que Olano ha hecho observaciones muy atinadas, "fruto, sin duda, de una  detenida lectura del libro".
En todo caso, ambas obras, tanto la dedicada a su pueblo como la del pueblo colindante, son historias completas, "tanto en el tiempo como en los temas tratados". Son libros escritos con precisión, sustentados en su mayor parte en documentos originales e inéditos, "como se manifiesta en las numerosas notas a pie de página".
Además de estos dos tomos, Benito ha escrito y publicado artículos acerca de pueblos del Bierzo Alto como Cobrana o San Román de Bembibre, entre otros, algunos de los cuales figuran en la revista 'Losada', "un proyecto de mucho mérito, pues  iniciar y mantener una revista sólo es posible a costa de mucha ilusión y mucho esfuerzo personal". Se alegra de que sus textos son bien recibidos por los vecinos de los pueblos, a quienes van dirigidos fundamentalmente, "que se ven sorprendidos por la existencia de cosas tan antiguas y, a veces, tan curiosas sobre sus pueblos".
Aunque vive en la capital del Reino, Benito vive de cerca lo que se hace en la provincia de León. Y suele viajar con cierta frecuencia a su pueblo y aun a la ciudad de León, de donde es originaria su mujer. "Para mí León es el Bierzo y, últimamente, también León capital, como ciudad llena de arte y de cultura, a la que voy conociendo en detalle personalmente y a través de algunos foros de Facebook".

No hay comentarios:

Publicar un comentario