Páginas vistas en total

miércoles, 25 de junio de 2014

Alquimia Peña

Hace unos días, Alquimia Peña, la Directora General de la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano, visitaba Astorga, que sin duda se está convirtiendo en un potente foco cultural dentro de la provincia, para impartir una conferencia sobre la figura y la obra del Premio Nobel García Márquez, “Gabito”, como tenían a bien decirle sus familiares y allegados.  A decir verdad, me entusiasmó reencontrarme con Alquimia Peña, después de tantos años, pues se trata de una mujer amable, además de una excelente profesional, con un bagaje cultural riquísimo. Su charla sobre el autor de ‘Cien años de soledad’ me pareció muy interesante. Y recordamos, después de su charla -que culminó con un documental estupendo-, la primera vez que nos vimos en Ponferrada para celebrar un seminario de cine caribeño y latinoamericano. Entonces, uno estaba en la Escuela de Cine de la capital del Bierzo, un proyecto ilusionante, un sueño hecho realidad, que acabaría esfumándose debido a múltiples factores, que no vienen ahora al caso, aunque sí que daría para un novelón latinoché. En aquella ocasión Alquimia venía acompañada por dos grandes de la cinematografía, tristemente ya desaparecidos, uno era Humberto Solás, con quien tuve la ocasión de charlar  (no olvidaré aquella distendida conversación con él en el AC de Ponferrada, que está precisamente al lado de la rotonda del cine), y el otro era Octavio Getino, cineasta argentino originario de la provincia de León. Qué tiempos aquellos impregnados de cine. Posteriormente, a Alquimia tuve la ocasión de volver a verla en La Habana, con motivo de mi visita a la Escuela de San Antonio de los Baños, en la que ella es miembro del Consejo Rector. Una escuela internacional de cine y televisión por la que han pasado, para impartir clases y seminarios, algunos de los mejores directores de cine del mundo, entre ellos Spielberg o Ettore Scola. Recuerdo que mi visita a esta escuela coincidió con la presencia allí del cineasta británico Mike Figgis. 

Y también recuerdo con mucho afecto el recibimiento de Alquimia Peña en la ciudad de La Habana, “la mejor ciudad del mundo”, según el sociólogo español Mario Gaviria, que vive en la misma desde hace años, y con quien también tuve el gusto de coincidir, incluso de compartir conversación y fiesta. Me alegró mucho volver a ver y escuchar a esta mujer polifacética, hablándonos de cine y literatura en Astorga, lo que también me hizo rememorar la canción de Compay Segundo, ‘Chan Chan’ (“Luego a Cueto voy para Mayarí”) porque de Mayarí es originaria la entrañable Alquimia Peña.

martes, 24 de junio de 2014

La fragua literaria leonesa: Cristina Peñalosa


Cultura cultura
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Cristina Peñalosa: "La obra literaria es una continuación de los juegos infantiles"

Por Manuel Cuenya | 24/06/2014

La narradora leonesa Cristina Peñalosa, autora de 'La conquista del olvido', está ahora con dos novelas, una que tiene a medias y otra que ya ha terminado, a la espera de publicarla.

Compartir noticia Compartir
Facebook Twitter Tuenti Menéame
Votar noticia
Vota

Cristina Peñalosa. Foto: Marisa Peñalosa.






















La narradora leonesa Cristina Peñalosa creció al amor de las lecturas de su madre y las leyendas leonesas que le contara su padre, que la llevaba por zonas de la ciudad, desconocidas para ella, hasta que llegaban a alguna plazuela donde le contaba un cuento o una leyenda, lo que estimuló su ánimo viajero y acabó forjando un carácter aventurero. Recuerda que deambulaban por todo León como dos exploradores. "Nos hemos perdido", decía Cristina, que sentía fascinación por el espacio y el tiempo, sin pizca de temor y sí con cierta alegría porque tal vez el espacio se había retorcido misteriosamente y de alguna manera inexplicable habían llegado a otra ciudad. "Ahora pienso que algunos de esos relatos eran ficciones suyas porque mi padre era un gran lector y eso siempre deja un poso que te convierte en narrador".

http://www.ileon.com/cultura/041326/cristina-penalosa-la-obra-literaria-es-una-continuacion-de-los-juegos-infantiles

jueves, 19 de junio de 2014

Teatro de la Experiencia

Durante estas últimas semanas le hemos estado dando de lleno al teatro, esa materia imprescindible en cualquier programa de enseñanza, que nos ayuda a entender más y mejor el mundo en que estamos y, además, nos sacude las entrañas. Los pasados días jueves y viernes el alumnado del taller de teatro de la Universidad de la Experiencia en el Campus de Ponferrada tuvieron la ocasión de representar ‘El desahucio’ en la capital del Bierzo y en la villa del Benevívere. 

Y este jueves serán las alumnas (y el alumno) del taller de teatro de Astorga quienes pongan en escena ‘La clase chiflada’, con motivo de la clausura del curso en la ciudad de las mantecadas, la cecina y el chocolate.
Una satisfacción y una gran alegría ver a estas personas mayores (algunas no tan mayores, dicha sea la verdad) entregándose en cuerpo y alma, subiéndose a la escena para encarnar (dar emoción y credibilidad) a unos personajes con los que a menudo nos sentimos identificados. Muchas horas de ensayo, de  esfuerzo y entrega, de trabajo intenso, que se ve recompensado con los aplausos y el afecto del público. Confieso que, aparte de una labor estupenda, me resulta muy divertido escribir y dirigir teatro para esta población. 

En realidad, me entusiasma el teatro desde hace muchos años. Recuerdo con cariño mi etapa en el teatro universitario internacional de Dijon (Francia), mi estancia como becario en el Centro de La Chartreuse, también en la capital de la Borgoña, la selección de ‘El velorio’ para representarla en la Universidad de Alicante,  con motivo del certamen nacional de teatro convocado por esta universidad, y tantos buenos momentos que me ha procurado este noble e instructivo arte, como cuando hicimos, con mis paisanos y paisanas de Noceda, aquella función, “Arrebateilo nas Fuesas”, cuyo surrealista título me devuelve a una infancia de correrías y juegos a orillas del río.

Aunque son ya varias las obras que hemos representado, tengo la impresión de que ‘El desahucio’, tal vez porque aborda un tema de rabiosa actualidad y se adentra en los bajos fondos de una sociedad pulverizada, en crisis, ha despertado el interés, no sólo de los asistentes a las funciones realizadas, sino de todo el elenco actoral, a quien agradezco su valentía, su buen hacer.  Y ahora a seguir dándole, que aún nos quedan los últimos ensayos de ‘La clase chiflada’, una comedia que, como su propio título indica, nos muestra a unas escolares que son víctimas de la penuria y la estrechez mental, bajo la extravagancia de unos maestros y maestras absolutamente delirantes.



martes, 17 de junio de 2014

La fragua literaria leonesa: Gsús Bonilla

Cultura cultura


LA FRAGUA LITERARIA LEONESA | GSÚS BONILLA



Gsús Bonilla: "En León hay una actividad 'sobrenatural' en lo que se refiere a la literatura, concretamente en poesía"

Por Manuel Cuenya | 17/06/2014

El poeta e ilustrador Gsús Bonilla, autor de 'Ovejas esquiladas que temblaban de frío', por el que resultó finalista del Premio Nacional de poesía, acaba de editar un cuaderno de prosa poética, 'Comida para perros'. Además, el 27 de junio inaugurará su exposición 'La impecable actuación de la poesía para reducir a un hombre (ilustraciones irracionales)' en León, a las 19h30, y ese mismo día hará una lectura de poesía, a las 22h, con Ana Pérez Cañamares y Vicente Muñoz Álvarez, en el bar Belmondo de la capital provincial.

Compartir noticia Compartir
Facebook Twitter Tuenti Menéame
Votar noticia
Vota
Gsús Bonilla. Foto: Manuel Cuenya
Aunque originario de Extremadura, en concreto de Peloche, de donde procede toda su familia, Gsús Bonilla es un poeta leonés, que frecuenta esta tierra con asiduidad a lo largo del año, ya desde 1995, porque su compañera es de Pozos de la Cabrera, donde tienen una casa, y además su segundo apellido es Mansilla. "A veces pienso que es como una llamada de los ancestros o algo así. 'La llamada' me viene de cuando supe de aquellos trashumantes de 'La Mesta'". En todo caso, cree que Pozos de Cabrera ha influido posiblemente en su forma de escribir, "porque me influyen bastante los estados de ánimo a la hora de escribir y en este pueblo encuentro un espacio neutro, en plena naturaleza, necesario  para tomar distancia sobre algunas temáticas concretas en la que baso mi poesía. Dicho de otro modo, no doy un libro por terminado si antes no paso al menos dos o tres veces al año por aquí, buscando la tranquilidad que no me ofrece la velocidad de la ciudad en la que vivo". También en León tiene buenos amigos y compañeros de batallas, como es el caso de Felipe Zapico, que más que un amigo es su hermano. Ambos autores se han dedicado prólogos y mantienen una cercana relación de amistad. Zapico ha hecho, por ejemplo, el prólogo de 'aMoremachine', de Bonilla ("te deja el sabor del tiempo de cerezas en los labios entre helados y amoratados"), y éste ha prologado el 'Ladrón de peras', de Zapico ("...poeta multi(di)verso y de gran tamaño... en la totalidad de los sentidos y en todos los ámbitos de los mismos: Inmenso"), con el que disfrutó como un niño en un arenero, lo mismo –aclara- que con el reciente 'Días de ruta', de Vicente Muñoz Álvarez. "Este es  uno de los apartados que más me entusiasman dentro del circo poético... El prólogo, o mejor dicho, los prólogos que me han encargado, normalmente han sido el resultado de un proceso de acompañamiento en la creación de la obra del propio autor". Asimismo, Gsús Bonilla ha participado en algunas antologías poéticas realizadas por creadores leoneses, como 'El descrédito', dedicada a Céline, o bien 'Esto no rima', que coordinara el poeta Abel Aparicio.  "'El descrédito' para mí supuso tener la oportunidad de escribir libremente y sin prejuicios sobre nuestro hijo de puta preferido: Louis F. Céline, un tipo con una manera de escribir brutal; brutal para su época de entonces, brutal todavía; la verdad es que Julio César Álvarez y Vicente Muñoz Álvarez condujeron un libro de riesgo, el cual será motivo de consulta por su contenido".

miércoles, 11 de junio de 2014

La fatalidad



Foto: Manuel Cuenya

Fermín con su editor Paolo en la presentación de 'La fatalidad' en Ponferrada

El narrador y poeta cacabelense Fermín López Costero acaba de obsequiarnos con un poemario cuyo título, ‘La fatalidad’, ya nos introduce de lleno en los entresijos de esta vida, donde en ocasiones la desgracia se impone como una apisonadora que aplastara con su fuerza infinita lo que se le ponga por delante, y aun por detrás. “La fatalidad me visita todas las noches./ Transfigurada en un individuo idéntico a mí”, escribe este especialista en microrrelatos, deudor de maestros como Max Aub o Arreola, que en esta ocasión –antes lo había hecho con otro poemario dedicado al monasterio de Carracedo- nos ofrece una visión estremecedora del mundo en que vivimos. Son los suyos poemas impregnados de reflexión, que casi siempre nos sacuden las entrañas y nos hacen tomar conciencia de nuestra realidad, tal vez porque “vivimos en los márgenes del tiempo” o quizá porque “la mirada del hambre es inmensa… inabarcable, como el dolor de espíritu… Qué fragilidad, la de esta vida nuestra tan esquiva!”.

Amigo y hermano Fermín, compañero de tantas batallas -sobre todo en otros tiempos, cuando uno acababa casi de aterrizar en este Bierzo, que tan insólito me resultaba-, tu fatalidad me ha sobrecogido. Hay versos y hasta poemas enteros que calan hondo, como ‘El indigente’, que desprende, “con los aullidos del hambre/ cociné sopas de hiel”, un aroma al maestro Gamoneda; ‘Entre la inmundicia’, que huele a sociedad basura, o bien ‘El delirio’, que me hace recordar, con su “carroza fúnebre”, el inicio de ‘Persona’, de Bergman, incluso ese “aullido de los lobos/que transitan por la estepa del tiempo”, con “La Muerte, en lo alto del cerro”. Esa claridad enfermiza, esa luz tísica, ese cendal urdido con excrementos, las hojas abrasadas de los tilos, una flauta fabricada con la tibia de un ahorcado o los bolsillos repletos de sueños son imágenes poderosas que nos despiertan del letargo.
Tu labor de orfebre de las palabras, así como tu devoción por cuentos breves y aun por las greguerías, también aflora con lucidez en tus versos: “el odio es el fuelle/de un acordeón,/lacerado por el reproche” o “la tristeza es un beso aplazado,/encerrado –¿para siempre?- en una ampolla de cristal”.

Y, para finalizar, te diré que tu poema ‘La escuela’ me ha devuelto a mi infancia porque tu escuela es mi escuela, la de quienes vivimos una época como de otrora, “arrodillados y con los brazos en cruz,… desarbolados por el miedo”. Qué terrible. A veces la realidad, casi siempre, supera cualquier ficción, porque somos lo que recordamos, o mejor dicho, lo que olvidamos. 

martes, 10 de junio de 2014

La fragua literaria leonesa: Alfonso Xen Rabanal


 
Cultura cultura
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA | ALFONSO XEN RABANAL

"León es una ciudad perfecta para los jubilados... que consigan llegar a jubilarse"

Por Manuel Cuenya | 10/06/2014

El poeta, autor de 'El tiempo del hombre muerto', trabaja en 'Limpieza de bajos', una obra que cerrará su trilogía de la Niebla.

Compartir noticia Compartir
Facebook Twitter Tuenti Menéame
Votar noticia
Vota
Alfonso Xen Rabanal. Foto: Santos Perandones
Autor de 'El tiempo del hombre muerto' (un libro esencial, revelador, cuyo título evoca en cierto modo 'El tiempo de los asesinos', de Henry Miller), miembro fundador, junto a su amigo Vicente Álvarez Muñoz, de la revista Vinalia Trippers y ganador de un accésit en el Concurso de Relatos Universidad de León en 1993, Alfonso Xen Rabanal recuerda que, con el dinero de aquel concurso –"el único que he ganado con la literatura"-, pudo hacerle un regalo a su madre. Y con lo que le sobró, se corrió una juerga a su salud. Al respecto de los certámenes literarios, se muestra descreído porque hoy en día, según él, la gran mayoría marcan una línea blanca, casi imperceptible pero real, que es un abismo entre el arte y la mercadotecnia. En esta misma línea, Xen Rabanal, que reconoce que León lo hizo tranquilo, paciente, observador y parco en las palabras, cree que en este país quien queda segundo, en los premios literarios, es el que realmente gana. "Puede ser un bulo, pero así parece ser en los grandes premios literarios: no importa si el producto es de calidad sí vende. Prima el nombre. La marca. Todo se olvida al momento. No está de moda leer más allá de unos cuantos caracteres impuestos".

http://www.ileon.com/cultura/040888/leon-es-una-ciudad-perfecta-para-los-jubilados-que-consigan-llegar-a-jubilarse

jueves, 5 de junio de 2014

Tardes literarias en Bembibre

Desde hace años se vienen celebrando en la capital del Bierzo Alto las Tardes Literarias, que comenzaron, en realidad, como ‘Tardes de Autor’, bajo la batuta del gurú Tomás Néstor, siendo concejal de cultura el intrépido Chero Celemín, al que recuerdo con afecto. Unas tardes que, de un tiempo a esta parte, se han reconvertido en Tardes literarias, habida cuenta de que el nombre sí importa, porque no deberíamos hacer un uso sexista del lenguaje, ya que el pensamiento se articula a través del lenguaje. Una cuestión filosófica nada baladí, aunque alguna gente, supuestamente instruida, crea que esto es una cosa de poca monta. Además, el lenguaje debería ser algo siempre vivo, que campara  a sus anchas por las verdes praderas de los montes y valles. 

El asunto es que estas Tardes o Veladas, dedicadas a la literatura, se han mantenido a lo largo de los años, bajo mandatos de partidos políticos de signos diferentes. Un gran logro, lo que honra a un Ayuntamiento, como el de Bembibre,  que apuesta por la cultura, al menos por una suerte de cultura, tan necesaria, sobre todo en estos tiempos en los que prevalece lo material, fundamentalmente lo material grosero, sobre lo espiritual, en esta época en crisis, hecha de cortes y recortes en el corvejón del alma. Que ahí sí que duele. ¿Verdad?
                Si hacemos un repaso rápido, por estas Tardes Literarias han pasado algunos y algunas de los más grandes narradores y poetas  del panorama nacional, que no mencionaré en estos momentos, porque tan larga lista daría para cubrir toda una columna de opinión, y encima correría el riesgo de dejarme a alguno o alguna (suele ocurrir) en el tintero. Con lo cual prefiero hacer hincapié en que,  a través de estas charlas o conferencias, que en ocasiones incluyen la lectura o recital de poemas o fragmentos de textos en prosa (o en prosa poética) por parte de sus autores o autoras, tenemos la oportunidad de conocer al paisanaje de turno, y de paso introducirnos en su obra, algo que, quienes sentimos pasión por las letras, nos ilusiona, nos estimula y aun nos familiariza con gente del mundo literario, en ocasiones conocida, y en otras absolutamente desconocida. Si me lo permiten, sí mencionaré a la narradora y periodista bañezana Marta del Riego,  que será nuestra invitada y encargada de clausurar esta edición el próximo viernes 6 de junio en la Casa de las culturas de Bembibre. Una estupenda ocasión para conocer, entre otros, los entresijos de la glamurosa revista ‘Vanity fair’. No se la pierdan.



martes, 3 de junio de 2014

La fragua literaria leonesa: Nacho Abad

La Fragua Literaria Leonesa
Cultura Cultura

Nacho Abad: "Navegamos sobre un mar de heces"

Por Manuel Cuenya | 03/06/2014

El poeta y narrador Nacho Abad, autor de 'Talita cumi', está escribiendo ahora una novela negra.



Nacho Abad. Foto de Maho Ikekita
"Céline era un poco nazi y no puede entrar en el cielo, y Mishima era un fundamentalista de derechas y tampoco tiene sitio junto a los buenos. Así que robamos un citröen sin motor y nos fugamos de nosotros mismos, porque es muy cansado estar todos los días con uno mismo, siempre, en esta piedra redonda y mojada que gira monótonamente alrededor del yo".

Poeta y narrador, cofundador del Club Leteo y miembro del consejo editor de la revista 'The Children's Book of American Birds', Nacho Abad vive en la actualidad en Madrid, como tantos leoneses y leonesas, que han tenido que irse de su tierra en busca de un mejor futuro, o de un futuro, sin más. Y en la capital de España trabaja como realizador de cortometrajes, documentales/antidocumentales y trabajos de vídeo arte en su propia productora, Vulgo Films, algunos dedicados dedicados a rescatar a autores leoneses o a personajes de la época actual. 
http://www.ileon.com/cultura/040687/nacho-abad-navegamos-sobre-un-mar-de-heces