Páginas vistas en total

martes, 16 de enero de 2018

La fragua literaria leonesa: Carlos J. Taranilla de la Varga

Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Carlos Taranilla: "Lamentablemente se han querido hacer pasar por rigurosas fantasías como la del Santo Grial"

M. Cuenya | 16/01/2018 - 10:22h.

El investigador, profesor y narrador Carlos J. Taranilla, autor de 'Historia de León para niños', entre otras obras, tiene en imprenta dos libros, uno, 'Historia de los mensajes secretos (Criptografía)', y otro sobre el santo Grial.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota

Carlos Taranilla
Historiador del arte, investigador, profesor, narrador, Carlos J. Taranilla de la Varga es autor del reciente libro 'Historia de León para niños', cuyo prólogo corresponde al poeta Antonio Colinas: "El niño que va a leer llegará con la mirada limpia a estas páginas, a estos relatos que le conducen a algunos de los episodios y símbolos más nuestros, más leoneses".
Una obra narrada con sencillez, en lenguaje coloquial, en tono cercano y desenfadado, como dice el escritor Juan Pedro Aparicio, que lo leyó antes de que fuera publicado a través de la editorial andaluza Almuzara, que también ha editado 'Leyendas de los reinos de la meseta norte', de Juan Salvador Chico, a quien le hemos dedicado fragua.
"Un libro fundamental, 'Historia de León para niños', que recoge la asombrosa y apasionante historia de León. Las grandes figuras, pasajes y momentos históricos más relevantes que la forjaron", tal y como aparece en la portada.
Un volumen que puede ser interesante para niños de entre nueve y doce años, e incluso para quienes deseen adentrarse en nuestro pasado y presente de una forma amena, según el propio Carlos J. Taranilla, porque además "contiene actividades al final de cada capítulo (muy fáciles) para repasar y entretenerse con la historia leonesa", añade su creador, que obtuvo su licenciatura de Historia del Arte en la Universidad de Oviedo aunque comenzara sus estudios en el Colegio universitario de León.
"Salvo ocho años de la infancia que pasé en Pontevedra y dos de la juventud que estuve en Oviedo terminando la Carrera, lo que entonces no era posible en León, esta es mi ciudad de toda la vida, una ciudad llena de pasado y tesoro de arte, tamaño medio-bajo, ideal para vivir", aclara el autor de 'Breve Historia del Arte' (que prologa el escritor Eslava Galán), encantado de vivir en su ciudad natal, su lugar en el mundo, algo extraordinario, porque a menudo los creadores, los artistas tienen que irse a vivir fuera porque no acaban encontrando su hueco, su modo de realizarse como profesionales. Pero Carlos no sólo ha encontrado lo que deseaba sino que ha podido desarrollar su carrera de un modo fructífero porque ha escrito y publicado varios libros, siempre relacionados con la historia y el arte.
"Un libro fundamental, 'Historia de León para niños', que recoge la asombrosa y apasionante historia de León"
Su vocación por la investigación, por la escritura, surge a partir de la finalización de sus estudios universitarios, de modo que su formación le sirvió para lanzarse al apasionante mundo de los libros. No en vano, antes de impartir clases trabajó en la editorial Everest. En este sentido, cree que la investigación es importante a la hora de escribir, incluso en la llamada escritura creativa, "aunque no se exija el mismo rigor documental en la creación literaria que en la investigación es necesario no deformar la historia –matiza–, a pesar de ese nuevo género que se llama 'novela histórica', donde todo vale. Lo que no se puede hacer es presentar una obra como de investigación histórica cuando se está fantaseando con los datos históricos".
En cualquier caso, su objetivo es transmitir información rigurosa, conocimientos, de una manera asequible para todo tipo de público, además del propósito de aportar algunos contenidos inéditos.
Comunicar, en definitiva, en el caso de su alumnado, a través de la palabra. Y por escrito en sus libros, porque sus actividades como profesor y narrador son, en su opinión, complementarias.

martes, 9 de enero de 2018

La fragua literaria leonesa: Ana Isabel Conejo (Ana Alonso)

Cultura cultura
0 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Ana Isabel Conejo: "La escritura es una necesidad, un instrumento de comprensión pero también de reinvención de la realidad"

Manuel Cuenya | 09/01/2018 - 10:32h.

La poeta y narradora Ana Isabel Conejo (Ana Alonso), autora de 'Zapatos de cristal', entre otros, espera que la editorial Hiperión pronto le publique un libro de poesía titulado 'Concierto para violín y cuerpo roto'. También es posible que publique otro libro de poemas en una editorial leonesa. Además, sigue con su producción literaria para una población infantil y juvenil.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
Ana Isabel Conejo
Tu silencio es tan rojo como el antro de sangre en el que 
habitas.

Vives dentro de mí un existir callado

que se anuncia tan solo a través de la danza
de tus brazos y piernas diminutos
contra mi vientre, que es
tu límite.
Tanteas.
Exploras ciego dentro de mi cuerpo
un universo.
Luego verás que no es tan diferente
existir en la luz: la misma búsqueda
de la piel y la sangre
contra algún muro blando e invisible,
y la misma sospecha
de que el silencio oculta
un latido gigante
de pájaros y océanos.
(Ana Isabel Conejo, 'Tu silencio', poema incluido en 'Zapatos de cristal') 

Premiada recientemente con el galardón Internacional Manuel Acuña de Poesía en Lengua Española (México), Ana Isabel Conejo es una poeta y narradora leonesa, aunque haya nacido en Tarrasa (Barcelona), porque León es la ciudad en la que viviera su infancia, adolescencia y también la primera juventud. Incluso estudió la carrera de Ciencias Biológicas en la Universidad de León.
En cualquier caso, sigue muy vinculada a esta ciudad a través de su familia y amistades, según ella. "Nunca me he desvinculado de la ciudad. Desde el afecto, la veo como una ciudad encantadora donde la gente, en general, sabe disfrutar de la vida. Me siento leonesa, por supuesto... Aquí es donde elegí vivir el penoso proceso de mi enfermedad el pasado año 2017", reconoce con transparencia Ana Isabel, que también firma sus libros de narrativa bajo el nombre de Ana Alonso.
Precisamente, su poemario premiado en México, cuyo título es 'Todo lo abierto', es un libro muy estructurado, en su opinión, en cuyos poemas se aborda desde distintos aspectos el problema de la identidad femenina, después de una vivencia que fue para ella muy dura: "un cáncer de mama, una mastectomía y la decisión de no practicarme una cirugía de reconstrucción", apostilla con valentía la autora de 'Rostros', un volumen sobre las estrellas de cine del Hollywood clásico.
Cuenta que en los poemas de este libro entabla un diálogo abierto sobre la visión de la mujer en la historia del arte, en tanto que objeto de la mirada del artista -hay poemas sobre Giacometti, Picasso –aclara–, De Kooning, Matisse, Millais, Blake-, y también en tanto que sujeto productor de arte (poemas donde aparecen Louise Bourgeois, Lorna Simpson, Sheela Gowda, entre otros).
Aparte de este prestigioso premio Manuel Acuña, Ana Isabel (Ana) ha recibido otros importantes galardones como el Hiperión, un accésit del Adonáis, el Antonio Machado, el Ojo Crítico de poesía o bien el Anaya y El Barco de Vapor.
Todos estos premios le han supuesto, a su juicio, la posibilidad de publicar en editoriales de renombre, así como de llegar a más público, "y siempre desde la independencia, sin tener que adscribirme a ninguna camarilla literaria ni suscribir planteamientos estéticos que me son ajenos", aclara Ana Isabel, que comenzó a escribir de un modo creativo con nueve años, siendo una niña.
Recuerda que empezó a escribir en los espacios en blanco de una antología para niños de Federico García Lorca. Y, desde entonces, no ha parado de escribir, tanto es así que en la actualidad se dedica en cuerpo y alma a la escritura, porque para ella la escritura es una forma de existencia, "una necesidad, un instrumento de comprensión pero también de reinvención de la realidad. Supongo que a los demás la escritura les sirve para lo mismo que a mí: para construir significados en un mundo donde nada tiene sentido de antemano".
"No hay lectura tan intensa y enriquecedora como la que se hace cuando se traduce. Es muy gratificante"
En el ámbito poético reconoce sobre todo la influencia que en su escritura han ejercido Rilke y Saint-John Perse. En cuanto a la narrativa, su autor preferido es Henry James, a quien ha tenido la ocasión de traducir del inglés al español. No en vano, otra de sus facetas es la de traductora. En este sentido, destaca que la  traducción de los clásicos supone para ella una oportunidad para leerlos en profundidad. "No hay lectura tan intensa y enriquecedora como la que se hace cuando se traduce. Es muy gratificante", precisa Ana Isabel, que también se siente deudora de la narrativa de Tolstoi, Dostoievski, Bernhard, Borges, Shakespeare, Racine, Cervantes, "todo el teatro clásico español", matiza esta creadora, que en tiempos ejerciera como profesora en varios institutos. Y que tuvo la ocasión de vivir y formarse en Escocia y Francia. Algo realmente enriquecedor, tanto desde un punto de vista personal como profesional.

lunes, 8 de enero de 2018

La fragua literaria leonesa: Rafael Saravia

Cultura cultura
1 votos
 Disminuir fuente / Aumentar fuente
LA FRAGUA LITERARIA LEONESA

Rafael Saravia: "Hay algo especial en nuestra provincia que hace que la literatura sea un foco de interés"

Manuel Cuenya | 28/12/2017 - 11:35h.

El poeta, editor y gestor cultural Rafael Saravia, autor de 'El abrazo contrario', entre otros, está ahora con algún proyecto para Leteo, algún otro que se desarrollará en México, y un libro manufactura de Gabriel Viñals para la edición artesana de 'Ejemplar Único'.

Imprimir
Enviar por correo
FacebookTwitterGoogle +Menéame
Votar noticia Vota
"Todos los días eran invierno./ Eran calor forzado y lanas imborrables,/ Todas las tardes eran el peso que justifica la vida./ Las campanas nacían discretas,/ su ego se repartía en el silencio blanco./ El hielo aterido de sí mismo./ Lo triste sembrado con la ternura momentánea de los geranios secos/ y apenas una mujer rompiendo la mansedumbre del gris"
(Rafael Saravia, 'Lo habitable', 'El abrazo contrario')
Aunque lo nacieran en Málaga, donde vive su familia en la actualidad, Rafael Saravia (Rafa) ha crecido en León, primero en la montaña leonesa, en concreto en Sotillos de Sabero, donde cursara primero de EGB. Y luego, a partir de los ocho años, en la ciudad de León. Hace unos meses se ha mudado a un pueblo cercano, Pobladura del Bernesga –aclara él–, donde está construyendo hogar.
Por tanto, el autor de 'Carta blanca' (Calambur, 2013) es leonés, pues uno no es de donde nace sino del lugar en que pace, según el refranero popular.
En todo caso, reconoce que no es afín a los límites y fronteras, esto es, que se siente ciudadano del mundo, comprometido con la sociedad, con la relidad de su tiempo, habida cuenta de que "las fronteras y los encasillamientos territoriales nunca me han convencido".
Hubo un momento en que pudo haberse ido a trabajar a Madrid, pero prefirió quedarse en León, porque le encanta esta ciudad, esta provincia, "un entorno cómodo", que le ofrece "todo lo que necesita de buenas maneras", porque allá donde va –precisa– León sale con orgullo de su boca.
Y es en León donde se ha fraguado como poeta, como fotógrafo, como editor. Como artista, en definitiva. Y por supuesto como un magnífico gestor cultural al frente del Club y Ediciones Leteo, que, además, ha entregado premios a autores de prestigio internacional como Ledo Ivo, Paul Auster, Houellebecq, Arrabal, Juan Gelman, entre otros.
"Gracias a esta faceta de editor/gestor, que sigo ejerciendo aunque de manera más moderada, he conocido a infinidad de autores y voces que generan belleza y pensamiento. Mi manera de entender la vida, el mundo y por tanto el arte que representa lo que hay y lo que puede haber, se ha forjado gracias a mis experiencias con todos estos autores con los que he compartido mesa... Me ha hecho feliz y construido como soy... Para mí Leteo ha sido imprescindible y una de las actividades más importantes en cuanto a formación vital se refiere", rememora con emoción Rafa, consciente de que las Jornadas Leteo (Premio incluido) han llegado a su fin, al menos temporalmente, a resultas, entre otras cosas, de la precariedad económica, pese a su relevancia internacional.
"Yo animo mucho a los nuevos creadores que hay en nuestra ciudad para que se organicen y proyecten nuevas maneras de hacer, entender y gestionar el panorama literario tan rico que tenemos".
Aparte de lo económico, se suma, en su opinión, el cansancio acumulado así como la falta de renovación en el plantel organizativo de Leteo.
"Si bien son muchas las personas implicadas cada año en las Jornadas Leteo, la organización y gestión llevaban recayendo en mí desde hace varios años", se lamenta Rafa, que no descarta que en un futuro surja una nueva oportunidad, pero cree que este primer ciclo, "que ha durado 17 años", ha llegado a su fin, pero "con dignidad, altura de miras y responsabilidad con la creación".
Optimista, está convencido de que las nuevas generaciones lograrán mover nuevas propuestas. "Yo animo mucho a los nuevos creadores que hay en nuestra ciudad para que se organicen y proyecten nuevas maneras de hacer, entender y gestionar el panorama literario tan rico que tenemos".
En este sentido, cree que León es uno de los focos más importantes, en cuanto a literatura se refiere, de todo nuestro país.
"Tenemos Premios Nacionales, Académicos, Cervantes, escritores que publican en las mejores editoriales del país y que son valorados por otras ciudades y países y sin embargo aquí cuesta trabajo que puedan desrrollar actividades con la dignidad que merecen", apostilla el creador de 'Llorar lo alegre', que recientemente publicaba una columna de opinión en 'Diario de León' mostrando la gran desolación que sufre esta literatura en nuestra provincia y comunidad por parte de las instituciones.
"Me apena el ninguneo institucional... Y me alegra la vivacidad, la intensidad y el buen hacer que generan desde los más jóvenes hasta nuestros maestros más veteranos... Hay algo especial en nuestra provincia que hace que la literatura sea un foco de interés para el resto del mundo, se generan autores de un nivel excelente que mantenemos por generaciones".
En esta línea, reivindica a poetas consagrados, como el maestro Antonio Gamoneda, quien además ha prologado (con un frontispicio) su reciente poemario 'El abrazo contrario' (Bartleby Editores, 2017), una obra que le está dando, a su juicio, maravillosas sorpresas, "un trabajo reposado y reflexionado y el hecho de que lo acompañen unas palabras de Antonio lo hacen más emocional. Ya tengo invitaciones para presentarlo en Granada, Jerez de la Frontera, Valencia, Barcelona... además de las ciudades por las que ya ha girado. Estoy disfrutando de lo que me descubre su relectura y la lectura de algunos lectores que me hacen llegar sus impresiones".
'El abrazo contrario', nos advierte Saravia, es ese abrazo que no une, que desune. Un abrazo de no amor y sí egoísmo –escribe Óscar M. Prieto en 'La Nueva Crónica (25/ 10/2017)–. "Todo lo que representa la ausencia de fraternidad entre iguales. Y su libro, poemario, por tanto, es una denuncia y un anhelo de lo contrario".
Una brizna cualquiera.
Corre el año treinta y uno y los enseres se vuelven modernidad.
Sin la corporeidad de los levantados no confiaríamos en el calor,
en la prótesis, en la mancha de carbón,
lo que supone en nuestros pantalones la libertad de campana.
Corre el año ochenta y siete y las Páginas de fuego se reivindican,
se apresuran entonces los caciques a cultivar futuro
y la copa de angustia ya sólo necesita de veinte años en barrica de madroño.
Los cormoranes naufragan en el cemento que alicata costas y robledales,
nos untan de sal los labios y lo llaman esperanza.
Fijan el sabor de la desolación tres puntos por encima de la cayena.
Apelan los indeseables al voto transgénico,
queriendo hacernos ver las bondades de los tomates olor cian.
Se tacha en el calendario el quince de mayo del dos mil trece.
Pintan bastos en los mercados internacionales.
La revolución se regala con cada ramillete de franqueza
y el desierto es una inmobiliaria en época de saldos.
Los herederos del juego quieren vender piolets
a los lectores del Manifiesto por un arte revolucionario independiente
y la nieve ya no limpia los fracasos cosidos al pulóver de los embargados.
Una brizna cualquiera.
Pasan las horas cosidas a una adormidera.
En la esquina de la Calle Antonio Gamoneda,
un vendedor de lotería pronostica el cambio:
Le niega la suerte al portavoz del ministerio.
Ese día, los niños de San Ildefonso
confunden las partituras con las de La Internacional.
(Rafael Saravia, 'Altazor y la subida de (la) luz, 'Carta blanca')

(Puedes seguir leyendo esta fragua en ileon.com: http://www.ileon.com/cultura/081154/rafael-saravia-hay-algo-especial-en-nuestra-provincia-que-hace-que-la-literatura-sea-un-foco-de-interes)